PLANETA

Category

Cultivar las frutas y hortalizas que uno consume tiene muchas ventajas que van más allá del bolsillo. Alimentos más saludables, sobre todo si se apuesta por el cultivo ecológico; trazabilidad garantizada, la menor huella ecológica posible son algunos de los pros de poner en marcha un huerto urbano.

 

Pero, ¿cómo lanzarse cuando no se tiene experiencia alguna en el cultivo? Pues decidiéndote y pasando a la acción, porque parte del secreto, como en casi todo, está en aprender con la práctica. Con eso y estos diez consejos, te resultará más fácil sacar adelante tu primer huerto casero para, poco a poco, ir perfeccionándolo.

1. No comiences por los cultivos más difíciles

 Parece una obviedad, pero vale la pena destacarlo: iniciarse en el cultivo con los alimentos más exigentes incrementa mucho el riesgo de que estos no salgan adelante y de que, con ello, cunda la inseguridad.

Como ya habrá tiempo para todo, introdúcete en este mundo con las plantas que prosperen con más facilidad en la zona en la que vives. Las hierbas aromáticas son un buen punto de partida porque son poco exigentes y bastante resistentes.

Así, la albahaca, el orégano o el romero te pueden ayudar a dar los primeros pasos en tu huerto.

2. Cultivos poco exigentes y de temporada

 Además de elegir frutas y hortalizas resistentes y poco exigentes que, a ser posible, sean típicas de tu zona; habrá que fijarse en otro aspecto fundamental que tendrá mucho que ver con que tus productos salgan adelante. Este no es otro que la temporada en la que plantar cada uno de ellos.

 ¿Coliflores al arrancar el verano o espinacas cuando el sol aprieta? Si lo haces, tendrás todas las papeletas para no recoger fruto alguno. Por ello, consulta cuál es el momento adecuado para cultivar cada producto en tu zona y, así, tener más garantías de éxito a la hora de la recolecta.

3. ¿Qué usar semillas o plantones?

 En este punto no hay una respuesta cerrada. Por una parte, optar por los plantones suele facilitar la tarea, ya que por lo general es más sencillo, además de más rápido. Sin embargo -y aquí es probable que tengas que pedir consejo y buscar información de alguien más experto- hay especies que toleran peor que otras los trasplantes y, en general, cualquier cosa que implique un movimiento de su raíz.

Las zanahorias, son un buen ejemplo. Por ello, en ese caso, es probable que el cultivo prospere mejor si se opta por plantar semillas. A su vez, alimentos como el tomate podrá trasplantarse sin mayores complicaciones, por lo que en este caso puedes apostar por semillas o por plantones.

Cultivo huerto ecológico

4. Lo barato sale caro

 Especialmente, cuando de lo que se habla es del aporte de nutrientes para la tierra que vas a acondicionar para tu cultivo casero.

De esta forma, si te ves tentado en usar un sustrato de bajo coste, ojo porque en este caso importa la calidad. De hecho, la riqueza de nutrientes es esencial para que los cultivos prosperen.

Poco a poco, conforme ganes experiencia, podrás incluso emplear compost casero, una solución ideal que se puede crear a partir de los residuos orgánicos que generes en tu vivienda.

5. ¿Sol o sombra?

 Aprender todo lo que puedas sobre los productos que vas a escoger para tus primeras siembras es vital. Así, además de saber si los cultivas en temporada y si es mejor en plantón o en semilla, tienes que prestar atención a lo que necesitarán para salir adelante. En este terreno, las necesidades de exposición a la luz solar tienen mucho impacto.

Aunque lo común es pensar que a más sol, mejor; la máxima no se cumple en el 100% de los casos. Si buscas algunos ejemplos, los encontrarás en algo tan sencillo como la lechuga o las espinacas, que pueden agradecer un respiro y ciertos periodos de sombra.

6. Mucha atención al agua

 Pero el aprendizaje va más allá y se extiende a otro elemento clave para el adecuado crecimiento de los productos que cultives: el agua.

Por lo general, no pecar ni por exceso ni por defecto será una buena línea a seguir. Sin embargo, lo más eficaz será documentarse sobre cada una de las especies que siembres, para conocer sus necesidades concretas. Una vez manejes esta información, en la atención y la constancia estarán las claves.

Así que no olvides tocar la tierra de forma periódica para saber si continúa húmeda.

manzanas7. Optimismo y paciencia, las claves

 La clave del éxito de tus primeros cultivos está también en ti mismo.

Y es que, como en tantas otras cosas, una actitud positiva y confiada será fundamental, porque te ayudará en la constancia y, también, en la toma de decisiones cuando surja algún imprevisto. Y estos llegarán, así que prepárate para ello.

8. Mantén lejos el sentimiento de culpa

 Y, como los imprevistos ocurren, son muchas las razones que pueden llevar a que uno de los productos que cultivaste nunca llegue a prosperar o, también, que lo haga y que se acabe por echar a perder.

Plagas, heladas, granizo… las amenazas son muchas y, por más que quieras, es también frecuente que se escapen de tu control y que acaben con la pérdida de una o de varias de las especies de tu huerto. Por ello, destierra cualquier sentimiento de culpabilidad ante este tipo de situaciones.

calabacines9. ¿Fracaso? No, oportunidad para seguir aprendiendo

 Eso, precisamente, el no dejarse vencer por la culpa ni permitir que la sensación de fracaso te arrastre, será importante, no para el cultivo que se haya perdido, pero sí para el siguiente.

Porque todo lo que te haya sucedido en tus primeras experiencias con tu huerto casero servirá como aprendizaje para ir mejorando y para minimizar los errores.

Sucede en muchos campos y, este, no es una excepción: la práctica conduce, si no a la perfección, cada vez más cerca de ella.

 10. Pregunta y comparte experiencias

 Además de aprender de los errores, es importante aprender de los demás. Porque muchos, antes que tú, se iniciaron con su propio huerto urbano o porque, también, entre quienes tienen cultivos domésticos hay muchos expertos.

Por ello, pregunta, habla de tu huerto, comparte tus experiencias con familiares, amigos, conocidos… Si no tienes ninguno interesado en estos temas, busca en tu comunidad o, también, a través de Internet, donde abundan los foros y las recomendaciones para primerizos que te pueden servir de guía.

Con estas recomendaciones y, fundamental, con ganas para poner en marcha tu huerto y disfrutar de tus propios alimentos frescos, no debes tener problemas para arrancarte con tus primeros cultivos que, además de las ventajas mencionadas al inicio de este post, te darán también muchas satisfacciones personales.

Pensemos en una taza de café. ¿Sabías que, para elaborarla, tan solo se aprovecha un 0,2% del producto? El cubo de la basura es el triste destino del 99,8% restante. Durante su descomposición en los vertederos, los posos del café generan millones de toneladas de gas metano. Una muy mala noticia para la capa de ozono. Pero si bien son altamente contaminantes, también son una fuente rica en nutrientes y, por tanto, susceptible de continuar en el ciclo como alimento para otros seres vivos que, a su vez, lo convierten en materia orgánica.

Pues bien, ahora pensemos en los principales descomponedores de materia orgánica: los hongos. «Los posos de café son ricos en antioxidantes y otras sustancias útiles que las setas pueden aprovechar para su crecimiento, al degradar la cafeína presente en ellos y eliminar gran parte de la toxicidad de este residuo», cuentan desde Iberfunghi. Desde el pueblo aragonés de Morés, esta empresa dedicada a la gestión del café y de sus residuos está emprendiendo su pequeña gran revolución: «Todavía hoy en nuestro país la legislación los considera como un desecho orgánico común, por lo que acaban su ciclo de uso en los vertederos generales, emitiendo al degradarse gases de efecto invernadero y contaminando al filtrarse nuestras aguas. Para evitar ese final surge nuestro proyecto, ya que reutilizamos los posos del café, que recogemos de bares y cafeterías de la zona, para fabricar un sustrato apto para el cultivo de setas. Gracias al metabolismo de los hongos, eliminamos del medio ambiente el agente contaminante, que antes acababa en nuestra tierra, y recibimos a cambio dos productos, un alimento rico en proteínas que añadir a nuestra dieta y un excelente abono para plantas», explican sus fundadores.

planta crecimiento verde tierra
La física, la química y la biología transforman los desechos que se generan en una oportunidad de empleo e innovación. La clave -afirman estos emprendedores- pasa por buscar soluciones inspiradas en el funcionamiento natural de los ecosistemas. Con esa premisa idearon su proyecto, y no fueron mal encaminados: junto a ellos, hay más de 3.000 personas a lo largo y ancho del planeta que han convertido la gestión de los posos del café en un negocio. Algunas estimaciones indican que, en 10 o 20 años, habrá más de un millón de empresas cultivando hongos a partir de este tipo de desechos.

«Están emergiendo iniciativas impensables hace un tiempo. Mientras la industria clásica tradicional intenta sobrevivir, la economía circular está produciendo cambios irreversibles».

La irrupción de este nuevo modelo responde a la necesidad de poner punto final al modelo de crecimiento depredador dominante desde la Revolución Industrial, basado en el esquema lineal de producir, comprar, usar y tirar. Y su ecuación es simple: copiar los procesos de la naturaleza y trasladarlos a la economía.

«La economía es como la naturaleza. En la cadena trófica, cada eslabón de la comunidad biológica se alimenta del precedente y es alimento del siguiente. No existe el concepto de basura. Todo desecho es recurso. Un círculo virtuoso en el cual la vida propicia condiciones para crear más vida», explica Rafael Aparicio, ingeniero industrial y CEO de Biomival. Esta empresa comercializa unas turbinas cuyo diseño imita el pico del flamenco rojo (Phoenicopterus ruber) para obtener energía de las olas del mar. «Hay cientos de ejemplos como este», asegura este experto.
mano abierta sol mar
Edificios inspirados en la piel bicolor de las cebras para regular la temperatura sin necesidad de aires acondicionados, velcros libres de componentes químicos basados en los mecanismos de adhesión de las lagartijas, captadores de agua de la niebla que replican el caparazón de los escarabajos del desierto, electrodomésticos cuyos mecanismos imitan al de las colmenas de abejas para minimizar el uso de energía o paneles solares que reproducen el proceso de fotosíntesis de las hojas. «Debemos tener en cuenta las dinámicas de la naturaleza a la hora de planificar nuestras ciudades enteras», reflexiona Aparicio.

De aplicarse, la transición de un modelo económico lineal a uno circular podría generar 160.000 nuevos puestos de trabajo en España hasta 2020, de acuerdo con los datos de la Comisión Europea (CE), que calcula que en todo el mundo se podrían crear hasta tres millones de empleos durante el mismo periodo. «El ser humano tiene una alta resistencia al cambio. La economía circular debe ser una estrategia de Estado. Como país, solo tenemos una opción: subirnos al carro», concluye Aparicio.

En España consumimos 142 litros de agua por habitante y día, y cada hogar emite 12,5 toneladas de CO2 al año. Nuestras rutinas diarias le cuestan mucho al medio ambiente y conseguir que nuestra vivienda sea más ecológica no es tan difícil como parece.

Si quieres hacer de tu hogar un lugar sostenible, en el siguiente post te contamos una serie de consejos que te ayudarán a lograrlo en pocos pasos.

1. Apagar (del todo) los aparatos eléctricos

Muchas veces tenemos la mala costumbre de dejarlo nuestros dispositivos electrónicos en modo ‘standby’, esto es: con la famosa lucecita roja encendida. Esto resulta más cómodo, ya que, por ejemplo, en el caso de una televisión basta con pulsar el mando a distancia para que se encienda. Pues bien: evitar acercarnos al aparato y pulsar el botón de encendido y apagado por nosotros mismos supone consumir un 14% más de electricidad.

2. Alimentos: frescos y los justos

Comprar productos duraderos o congelados nos permite reducir el número de veces que vamos al supermercado. Sin embargo, su procedencia no es la más sostenible, ya que muchos de ellos incorporan sustancias químicas para aumentar su durabilidad y la mayoría van envasados.

El comercio de cercanía y los alimentos frescos garantizan que, cada vez que comemos, protegemos el medio ambiente. Y, sobre todo, que compramos justo lo que vamos a consumir. No te olvides de que en España, según el último informe del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, se tiran a la basura 3,7 millones de kilos de comida al día.

vegetales supermercado verde

3. Un plan B para los detergentes

Los productos de limpieza son necesarios para mantener la salubridad del hogar, pero su producción y sobre todo su desecho por el desagüe, supone un impacto en los ecosistemas. Hay productos naturales como el vinagre, la sal, el zumo de limón o el agua oxigenada con los que puedes elaborar jabones y detergentes no contaminantes e igual de eficaces.

4. Ahorrar en luz… y en frío

A veces, ciertas inversiones iniciales suponen un gran ahorro a medio y largo plazo. Y no solo para tu bolsillo, también para el medio ambiente. Las ventanas de doble vidrio con las juntas selladas, por ejemplo, pueden llegar a suponer hasta una rebaja del 50% en el consumo de calefacción. También deberás conocer que las bombillas de LED duran mucho más que las convencionales; hasta 70.000 horas y no contienen sustancias tóxicas. Cuestan un poco más, pero a la larga te suponen un menor gasto para ti y también para el planeta.

bombilla luz cielo nubes

5. Ni tanto ni tan calvo: reajustando termostatos

Muchas veces hacemos un uso innecesario de los sistemas de climatización. Creemos la función de un aire acondicionado es congelar una estancia, y la de una calefacción, que podamos andar en manga corta por la casa por mucho frío que haga fuera. No es así.

El aire acondicionado ya es capaz de refrescar programándolo a 25 grados. Y la calefacción caldea una estancia a 21. En cuanto al agua caliente, es suficiente con que esté a 35 grados para que puedas darte una ducha confortable. Por cierto: puedes ahorrar decenas de litros de agua si apagas el grifo cuando te enjabonas.

ducha agua alcachofa

6. Trucos para ‘cocinillas’ verdes

Algo tan cotidiano como cocinar también puede ser altamente dañino para el medio ambiente. Algunos cambios de hábitos leves que casi ni notarás en tu día a día, te convertirán en un cocinero mucho más sostenible. El uso habitual de una olla a presión, por ejemplo, ahorra tiempo y energía. Cuando vayas a descongelar algún alimento, sé un poco previsor: en lugar de usar el microondas o agua caliente, sácalo del congelador horas antes, o el día anterior. Y si usas el horno, ábrelo lo menos posible: recuerda que, cada vez que lo haces, la temperatura baja unos 20 grados y se tiene que consumir más energía para recuperarla.

7. Los muebles, mejor ecológicos

A la hora de amueblar una casa, siempre nos basamos en la estética y la funcionalidad, pero no en la composición y procedencia de los objetos. Los materiales y las pinturas, aparte de emitir en algunos casos gases nocivos, pueden haber sido muy impactantes en el entorno durante su fabricación. Una buena opción es optar siempre por maderas y pigmentos naturales, que tengan acreditada su procedencia de bosques sostenibles.

 

Esperamos que estas pautas te sirvan de utilidad a la hora de convertir tu hogar en un espacio sostenible.

 

 

No hay avance con paso firme hacia un modo de vida sostenible que se dé sin prestar atención a los pies. Por mucho que se apueste por las energías limpias, la movilidad no contaminante o el reciclajeel camino hacia una sociedad que cuide su entorno se trunca si no se presta atención a algo tan simple, pero de tanto impacto, como el par de zapatos que uno calza.

¿Qué hace que sean determinantes? ¿Por qué deberías comprar calzado ecológico? A continuación, algunas pistas:

La fabricación del calzado: un mazazo medioambiental

Con más de 20.000 millones de pares de zapatos producidos anualmente en el mundo, saber lo que cada uno supone en términos de huella de carbono es clave: solo por cada par, las emisiones superan los 10 kilos de promedio, según el proyecto CO2Shoe.

Ampliando el espectro, la industria emite cada año 250 millones de toneladas de C02. La etapa más dañina, que no la única, es la fabricación de componentes para una industria que, además, no es ajena a la deslocalización. Esta circunstancia aumenta los factores que entran en juego cuando uno calza un zapato sostenible y cuando opta por uno convencional.

La mayor distancia entre centros productores y mercados empuja al alza las emisiones, en este caso por el transporte. Además, la historia de muchos de los zapatos que se exhiben en los escaparates es la de la abundancia de productos químicos para la producción.

Con normativas ambientales y laborales laxas, lugares como China o la India se han convertido en epicentros de la fabricación. Allí, el recurso a energías fósiles para los procesos de producción, o la aplicación de productos tóxicos para pegar o teñir las piezas están al orden del día. La ecuación puede romperse pero, para ello, hay que primar los mercados de proximidad o los fabricantes que sean transparentes sobre sus cadenas de producción, exigencia que crece y para la que se han activado iniciativas como esta.

Pero para que, cambiando de zapatos, cambie esta dinámica, conviene además apostar por calzado fabricado artesanalmente y con productos naturales, reciclados y reciclables. En ellos, el pegado se convertirá en costura; el tinte químico, en vegetal, y el plástico en materiales orgánicos. Además, atención al embalaje, que suma también a las emisiones.

zapatillas color beige naturalista

Vegetariano, ¿solo para la comida?

Con la industria convencional del calzado no solo se resienten el medioambiente y las personas, sino que lo hacen también los animales. ¿Eres vegetariano pero no has prestado atención al tipo de calzado que utilizas? Si es así, empieza a revisar las etiquetas porque son muchas las especies que no escapan de la explotación en esta industria, que participa junto a otras del sacrificio animal.

La zapatería sostenible y, dentro de ella, los calzados veganos, ofrecen alternativas para quienes no estén dispuestos a usar más zapatos que aquellos que estén 100% libres de componentes animales.

En este sentido, en El Naturalista cuentan con una línea de calzado vegano, que se caracteriza por no tener ningún rastro de componentes animales, ya sea en su forro y corte o en el tratamiento y acabado del producto final.

sandalias veganas blancas hierbas

¿Zapatos viejos? La contaminación suma y sigue

Ahora que sabes más sobre el calzado ecológico, ¿vas a sustituir tus zapatos viejos por unos más ecofriendly? Pues ojo, porque el impacto suma y sigue. Esto es así porque, en demasiadas ocasiones, el calzado que se descarta acaba en la basura y, de ahí, en vertederos.

En su descomposición, que puede durar dos siglos, esos químicos de los que se tiró para la fabricación calarán en suelos y aguas para que, una vez el zapato se desintegre, su huella perdure. ¿No quieres participar de eso? Ahí tienes otra respuesta al por qué inclinarse por calzado ecológico sin productos químicos y fabricado con materiales naturales y biodegradables.

En el Naturalista son responsables y cuidan del medioambiente, a través de la investigación constante, creando e innovando para lograr calzado de alta calidad y sostenible. De hecho, todos sus centros de producción desarrollan iniciativas dirigidas a contrarrestar los efectos del cambio climático, al ahorro energéticoa la eficiencia en el uso del agua y de todos los recursos, así como una correcta gestión de los residuos.

También han mejorado en el uso de materiales, usando materias primas más naturales y reutilizando los excedentes.

Si entre estas razones has encontrado la que te mueva hacia este tipo de calzado, primar la compra consciente y la durabilidad del producto también ayudará. Piensa que, solo en España, se venden 102 millones de zapatos al año. ¿Cómo y con qué se producen? Son preguntas que deberían surgir espontáneamente para avanzar, también con los pies, hacia una sociedad más responsable y sostenible.

Para que España cumpla sus compromisos en la lucha contra el cambio climático, queda camino por recorrer. Alcanzar esa meta tiene que ver con las medidas que las autoridades pongan en marcha, pero va más allá.

Cada uno de nosotros puede convertirse en agente del cambio para, desde el día a día, hacer de este un lugar más respetuoso con el medioambiente.

Aunque el objetivo puede parecer muy grande, desde lo más pequeño se puede aportar y mucho con cosas tan simples como dejar de mantener el grifo abierto más tiempo del necesario o no utilizar el coche para realizar un desplazamiento que se podría hacer andando ¿Te gustaría poner de tu parte?

Aprende cómo hacerlo con siete hábitos sostenibles que puedes poner en práctica desde hoy solo con conciencia, constancia y ganas de hacer de este un mundo más justo y sostenible.

1. El agua, un recurso limitado: ¡Cierra el grifo!

¿Sabías que más de 660 millones de personas (la población de España multiplicada por catorce) viven sin acceso adecuado al agua? Con esta realidad en mente es posible que, en adelante, te resulte más difícil mantener el grifo abierto mientras lavas los platos o te duchas. Para que te hagas una idea del cambio que puede representar girar el grifo a tiempo, te lo explicamos con un ejemplo:Cada vez que te lavas los dientes, se van por el desagüe hasta doce litros por minuto. Si para algo tan cotidiano, optaras por llenar un vaso de agua y lavarte con esa cantidad, en un mes habrías reducido tu consumo tanto como para el cepillado de toda una familia durante décadas. Imagina ahora que este hábito lo extiendes: cerrar el grifo en la ducha mientras te enjabonas o al lavar los platos, tirar de la cadena cuando es necesario… Con eso ahorrarás al día decenas de litros de un recurso tan limitado.

2. Consumo energético sostenible

Un baño o una ducha suponen un consumo de agua de entre 50 y 300 litros que se traducen, además, en un enorme gasto energético. De hecho, el consumo de energía para calentar el agua equivale al de 45 televisores encendidos
Se calcula que el 20% del consumo energético español proviene, directamente, de los hogares. Por ello, lo que uno hace en casa no se queda solo en casa. Acortar el tiempo en la ducha es uno de los pasos que pueden impactar en la reducción del consumo energético. Pero hay más: abrir y cerrar la nevera al tuntún es un gasto extra; como lo es dejar los electrodomésticos en stand by o resistirse a usar bombillas de bajo consumo. Abordando estos aspectos se puede, desde la vida diaria, consumir energía de forma sostenible.

bombillas luces iluminar

3. Compra para alimentarte, no para tirar

Más de siete millones de toneladas de comida acaban en el cubo de la basura anualmente en España. Con millones de personas sin acceso a alimentos, este derroche es poco respetuoso y no habla bien de la conciencia sobre los recursos que se emplean para que los productos lleguen hasta la mesa, y sobre la contaminación que va generando la cadena alimentaria. Evitar que el último escalón de esta cadena sea la basura es algo al alcance de cualquiera.

Solo hace falta la compra y el consumo conscientes. Planificar los menús y aprovechar partes de productos que se tiran cuando podrían emplearse para elaborar comidas, como por ejemplo pieles y tallos, son buenas prácticas que se pueden adoptar desde hoy.

Más de cuatro de cada diez toneladas de alimentos que se desperdician proceden de los hogares, por lo que aprovechar los productos frescos, el pan o los cereales será un pequeño gran paso frente al despilfarro.

4. Alimentación de kilómetro cero: ¿huerto casero?

Si además de controlar la comida que tiras, quieres contribuir a que se avance hacia la soberanía alimentaria, tienes muchas opciones desde tu entorno inmediato o, incluso, desde tu hogar.

Participar en un huerto urbano en tu barrio o, por qué no, crear huertos verticales caseros en tu vivienda, ayudará a que comas con la tranquilidad de que los alimentos no han sido tratados con productos químicos y pondrá su granito hacia una transformación verde de la agricultura y hacia la alimentación de kilómetro cero. Con esta apuesta, aportarás a la reducción de la huella de carbono, puesto que no recurrirás a alimentos que, para llegar a tu mesa, han generado una enorme contaminación, por ejemplo con su transporte. ¿No sabes cómo empezar? Aquí encontrarás un montón de ideas para montar un huerto vertical casero.

huerto urbano cultivar personasHuerto urbano. Foto: Lalobiozar

5. ¿Necesito más ropa?

Lo mismo que, desde tu día a día, puedes apostar por proveerte de alimentos, el consumo responsable puede extenderse a otros ámbitos para que sigas aportando a un modo de vida sostenible. ¿Es temporada de rebajas y te vas a lanzar a comprar ropa nueva mientras la vieja se agolpa en tu armario? Si es así, reflexionar sobre lo que realmente necesitas puede macar diferencias puesto que, por ejemplo, para producir unos vaqueros se consumen 10.000 litros de agua.

¿Sigues con ganas de renovar tu vestuario? Siempre puedes apostar por prendas de moda sostenible.

6. De móviles, pilas y otros objetos contaminantes

Si ya has hecho tuyo el consumo responsable, será más fácil que, cada vez que lanzan un nuevo modelo de teléfono móvil no salgas corriendo a comprarlo si tienes uno en el bolsillo que funciona. Si no puedes resistirte a renovarlo, asegúrate de que no dejas tu móvil viejo en un cajón.

¿Conoces a alguien que pudiera necesitarlo? Dáselo. Si no, deséchalo en el sitio adecuado, porque entre sus componentes figuran metales y otros elementos contaminantes que deben ser tratados. Este camino lo puedes seguir con otros productos que se acumulan en el hogar, como las pilas gastadas, que también son altamente contaminantes.

pilas monton bateria

7. Más bicicleta y menos coche

Todavía hay otro hábito que puedes incorporar a tu rutina y que, además de tener un impacto sobre el medioambiente, lo tendrá sobre tu salud. ¿Utilizas el coche para todo? Pensárselo dos veces y elegir la bicicleta o un paseo ayudará a combatir el sedentarismo y reducirá la contaminación, preocupante en grandes ciudades.

Este cambio silencioso en el transporte que eliges para ir al trabajo o para hacer la compra te borrará de la lista de quienes suman a la polución y agregará tu nombre al de aquellos que aportan para mejorar la calidad del aire. En juego: la salud de quienes lo respiran y del propio planeta.

mujer bicicleta pedalear

Interiorizar estos cambios es tan fácil que puedes empezar desde ya. Si te resistes porque piensas que poco va a cambiar lo que tu hagas, recuerda que a ti se sumará otro, y otro, y otro más. Y así, esta espiral puede tomar fuerza para detener esa otra espiral: la de un mundo sin agua, con temperaturas extremas y con un aire irrespirable que, sin cambios, puede acabar por ser inhabitable.

El caucho es un material que puede ser natural o sintético. Cuando se extrae de los árboles Hevea originarios de Sudamérica o se saca el látex de las plantas, estaríamos hablando de caucho natural. El sintético es un derivado del petróleo.

El caucho se caracteriza por su elasticidad, resistencia eléctrica y repelencia al agua. Puede tener más deformación elástica que otros materiales y volver a su estado original sin sufrir deformaciones. En la actualidad este material es usado para fabricar neumáticos, llantas de coches y artículos que necesiten ser aislante o impermeables, como por ejemplo los bañadores. En El Naturalista usamos el caucho reciclado para hacer las suelas de nuestros zapatos Yggdrasil, ya que aportan mayor comodidad y elasticidad.

 

Qué hacer con el caucho reciclado

La manera más común de reciclar caucho es mediante la trituración mecánica, cortándolo y desgarrándolo. El reciclaje del caucho se aprovecha para construir un gran número de cosas, como son: carreteras, pistas de atletismo, moquetas, alfombras, aislantes en vehículos, protección en barcos, césped artificial y parques infantiles.

Si muchas veces no sabes qué hacer con tus viejos neumáticos a continuación te dejamos una serie de ideas creativas para que el desguace ya no sea una opción.

Aprende cómo usar el caucho para decorar tu hogar y a su vez reciclarlo dándoles un buen uso

Ideas con neumáticos reciclados

 

Columpios

No hay nada más sencillo y que más feliz vaya a hacer a tus hijos que hacerles un columpio.

Tan sólo tienes que comprar una cuerda de algún color bonito y pintar con spray tus viejos neumáticos para que tus hijos tengan un gran entretenimiento. Como ves algo muy sencillo y sin ninguna complicación.

Arenero

Si tus hijos son muy pequeños y el columpio todavía no es lo suyo te recomendamos usar tus viejas ruedas para llenarlas de arena, ponerle una sombrilla y hacerles un arenero. ¿Quién cuando era pequeño no se ha pasado horas y horas jugando en los areneros del parque con otros niños?

Silla, mesas, y puf

Úsalo para decorar tu casa. Puedes hacerte desde una silla hasta una mesita. Con un poco de spray dorado o plateado, un cristal y unas patas de madera tendrás una original mesa hecha por ti mismo.

mesa

También puedes hacerte un puf o una butaca para el salón de tu casa. Recuerda que el caucho es muy resistente y suave, por lo que no se te hará nada desagradable sentarte en él.

Si quieres hacer una butaca tan solo tendrás que usar dos neumáticos para la base de la silla y otro para apoyar la espalda. Pintándolos o forrándolos con cuerdas, tela, ganchillo, mimbre o el material que más vaya contigo pueden quedarte una bonita obra de arte. ¡Elige una tela bonita y unos cojines y ya tienes tu nueva butaca!

sillas recicladas

Macetero

Siempre y cuando no uses plantas de las que luego vayas a comer sus frutos podrías hacerte un bonito macetero. Ten en cuenta que el caucho libera toxinas por lo que recomendamos usuario únicamente para plantas que vayan a estar de adorno.

macetero

 

Lámparas de techo

Si necesitas una lámpara exterior para tu jardín, zona de barbacoa o local, puedes hacerte una bonita lámpara resistente a la lluvia con estos sencillos consejos. Sólo vas a necesitar un cuchillo, una tiza y unas luces para que la ilumines y decores.

Con una tiza pinta el dibujo que elijas en la llanta. Usando un cuchillo curvo corta la goma siguiendo las marcas de la tiza. Puedes iluminarla por dentro o ponerle unas bombillas, en la parte exterior. Eso lo dejamos a tu gusto.

lamparas

Marco de espejo

Otra manera original de utilizar los neumáticos en el hogar es haciendo uso de ruedas más finas como pueden ser las ruedas de bici. Esta propuesta resulta muy atractiva porque permite crear un marco para un espejo, pudiendo integrar dentro el cristal.

marco espejo

Subwofer

Mete los altavoces y el subwofer dentro de la rueda, ponle unos neones o luces de colores alrededor y ya tienes algo sencillo y muy original.

subwofer

Balancín

Recuerda que puedes dar forma a los neumáticos cortándolos, dándoles forma, usándolos en horizontal o vertical, colgándolos o poniéndolos sobre el suelo. Aquí lo más importante es tu creatividad. Como puedes ver, con medio neumático y una tabla puedes hacer un balancín para tus hijos.

balancín

 

Paraguero

Al ser un material impermeable te va a venir genial para dejar los paraguas mojados. Nada más sencillo que hacerle un par de agujeros. Píntalos y decóralos para darle un toque mucho más personal y sofisticado.

paraguero

Lavabos

Qué cara se te quedaría si entras a los lavabos de una tienda de motos, un taller, o una tienda de repuesto de vehículos y te encuentras con esta decoración tan acorde y a la vez original. Seguro que llamaría tu atención.

lavabo

Aparcamiento para bicicletas

Corta con un cuchillo el neumático por la mitad, pega los neumáticos al suelo y ya tienes tu parking de bicis. ¿Ves qué fácil?

parking bici

 

Aquí te dejamos con todas nuestras ideas para reciclar tus viejos neumáticos. Te invitamos a contarnos las tuyas.

thumb

Llevar un estilo de vida sostenible y saludable resulta cada vez más fácil y atractivo gracias a la creciente variedad de apps que surgen diariamente en el mercado.

Aquí te dejamos 5 aplicaciones gratuitas y disponibles para numerosos dispositivos portátiles, ya sean Android, Apple o Windows Phone que te ayudarán a vivir de una manera más sana y respetuosa con el medio ambiente.

APLICACIONES SOSTENIBLES

JouleBug

Esta app promueve una actitud ecológica entre sus usuarios. Para ello, incluye sencillas acciones que los usuarios pueden llevar a cabo (como cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes) e indicando el impacto que conllevan las mismas. El usuario puede aceptar las propuestas y compartir su actividad en las redes sociales para obtener puntos y medallas, con los que podrá cumplir retos y competir con otros usuarios, ya sea dentro de su empresa, su círculo de amigos, o en la comunidad de usuarios de JouleBug.

aplicación

Link en la app Store de Apple

Link en la Play Store de Google

 

Changers CO2 Fit

Es una aplicación que anima a sus usuarios a llevar una vida más sana y a cuidar del medio ambiente reduciendo su huella de carbono evitando el uso del coche o incentivarles a caminar, ir en bici o en transporte público. Cuando el usuario realiza una acción saludable, como hacer ejercicio, comer sano o se mueve sin el coche, la aplicación le proporciona puntos que posicionan al usuario en un ranking mundial o de empresa en competiciones personalizadas.

Los puntos se pueden invertir en apoyos a campañas solidarias, proyectos de reforestación, sorteos, etc.

aplicación

Link en la app Store de Apple

Link en la Play Store de Google

Ecosia

Se trata de un buscador que dona el 80% de sus beneficios a la plantación de árboles en Burkina Faso, Madagascar y Perú. Cuenta con una app que además de funcionar como buscador, también permite realizar donaciones personales directas a los proyectos de plantación.

Esta propuesta cuenta con una considerable aceptación, sumando unos 5,5 millones de usuarios activos y habiendo superado ya los 7.500.000 árboles plantados.

Para demostrar que cumplen con objetivo, publican informes financieros mensuales que prueban su compromiso y transparencia.

ecosia

Link en la app Store de Apple

Link en la Play Store de Google

BreezoMeter

Esta aplicación permite conocer la calidad del aire de casi cualquier punto del planeta. Su uso resulta muy sencillo: permite geolocalizar el lugar en el que te encuentras mediante el GPS del móvil, o buscar manualmente el punto que se desea. Una vez introducida la dirección, una sencilla animación indica la puntuación del aire en ese lugar en tiempo real. (Siendo 100 la puntuación máxima y 0 la mínima).

Además, en función del estado del aire en ese momento, se muestran recomendaciones sobre las actividades que se pueden realizar y las precauciones que se deben tomar para que nuestra salud no corra ningún riesgo.

aplicación

Link en la app Store de Apple

Link en la Play Store de Google

Waze

Esta popular aplicación para el seguimiento del tráfico puede resultar útil para ahorrar en combustible y reducir nuestras emisiones de CO2 cuando nos movemos en coche:

Gracias a la información que aporta su amplia comunidad de usuarios, es posible conocer el estado del tráfico en tiempo real, pudiendo evitar atascos, controles, accidentes, etc. y así seleccionar la vía más eficiente para nuestros trayectos.

aplicación

Link en la Play Store de Google

Link en la app Store de Apple

¡Ya no tienes excusa para cuidar del medio ambiente! ¿A qué esperas?

thumb

Sabemos que hay infinidad de lugares donde poder realizar actividades de turismo sostenible en todo el mundo. Nosotros hemos elegido para ti las 10 que más nos han gustado. A continuación, te dejamos con algunas ideas de los lugares que podrías visitar.

 

DESTINOS INTERNACIONALES PARA HACER ECOTURISMO

 

Kerala-La India

Kerala es uno de los lugares más exóticos del mundo, situado en la India, conocido como el país verde. Un lugar perfecto para practicar turismo sostenible ya que está rodeado de muchísima naturaleza, lagos y canales. También puedes encontrar animales exóticos como elefantes y tigres de bengala.

india

Brasil

El Amazonas hace de Brasil el rey del ecoturismo. Su capital, Brasilia, pose una enorme riqueza natural. El viajero puede conocer la cultura del país observando las danzas tribales autóctonas y hacer excursiones adentrándose entre su salvaje vegetación, descubriendo en estas nuevas especies de animales y plantas.

brasil

Madagascar

La impresionante fauna de esta isla que cuenta con más de 50 parques y reservas naturales, lo convierten en un referente del ecoturismo. Un lugar con enormes explanadas de vegetación y animales autóctonos como los lemures.

madagascar

La Polinesia

Situado en Oceanía y con alrededor de casi 1000 islas, este destino es un ejemplo de armonía entre el hombre y la naturaleza. Un lugar paradisiaco por el agua cristalina de sus playas, sus palmeras y enormes montañas cubiertas de vegetación. Tahití o Bora Bora son destinos donde fundirse con la belleza del paisaje natural en esta región.

la polinesia

Creta

Nos vamos a Grecia, concretamente al hogar de Zeus. En este país dan mucha importancia al ecoturismo, proporcionando multitud de actividades que realizar en la naturaleza. En su paisaje destacamos las arenas blancas y su fauna marina.

Como curiosidad, tenemos la posibilidad de una excursión a la isla de Mila, con agua procedente de manantiales y donde no hay electricidad.

creta

Los Fiordos Noruegos

Un laberinto de montañas y ríos formados por glaciares. Donde el uso de transporte privado está restringido. Pionero en energías renovables y muy comprometido con el turismo responsable. Los países nórdicos son unos de los que más conciencia toman con el cuidado y conservación de la naturaleza.

fiordos noruegos

 

Las Bahamas

Considerada cuna del ecoturismo. Un país formado por más de 700 islas y una población muy sensibilizada con los fondos marinos, ya que en 1923 se fundó el BREEF, una organización no gubernamental sobre flora y fauna, que cuenta con programas que trabajan en la protección de los peces amenazados. También cabe señalar que en 2011 Bahamas fue declarada santuario para los tiburones.

Encabeza la lista como país precursor en turismo sostenible, al ser uno de los primeros que invirtió en la creación de parques naturales. Uno de sus muchos parques que puedes visitar, La Preserve Plantation de Eleuthera, cuenta con todas las especies endémicas de plantas de las Bahamas. Un destino ideal para disfrutar del buen clima, sus

playas de aguas tranquilas, y los paseos en barco entre sus islas.

bahamas

Chile

Un país en el que podemos encontrar parques naturales como: el parque nacional La Campana, Pan de Azúcar, Vicente Pérez Rosales, Torres del Paine, Villarica, Siete Tazas. Donde poder realizar avistamiento de aves, observar la flora y fauna autóctona, dar paseos en kayak, etc. Este país cuenta con programas de sostenibilidad basados en el turismo y la aventura.

chile

 

Uruguay

Con playas solitarias naturales y muy atractivas podemos encontrar rutas como: La Quebrada de los Cuervos, el Tour Natural de Rocha, La Colonia Natural del Sacramento o Valle Edén. También podemos realizar actividades en la naturaleza: pesca, ciclismo, avistamiento de ballenas, etc. Uruguay se presenta como un país que apuesta por las energías renovables y los hoteles ecofrienfly, por lo que los amantes de la naturaleza y medio ambiente se sentirán como en casa.

uruguay

 

Islas Mauricio

Tortugas gigantes, murciélagos dorados. Muchos lo llaman el paraíso terrestre. Un lugar muy singular debido a sus especies animales, su aislamiento, sus playas y naturaleza salvaje. Los parques y jardines botánicos son el entramado principal de la capital donde ya en ella se respira esta atmósfera natural.

Islas Mauricio

Te hemos dejado con nuestro top 10 de mejores destinos internacionales donde practicar el turismo sostenible, pero seguro que hay muchos más. ¿Con cuál te quedas tú?

thumb

Empecemos diciendo que los culpables de la contaminación del agua no son grandes empresas petrolíferas y/o químicas, que también, pero los principales responsables de la contaminación del agua somos las personas, y por lo tanto en nuestras manos está encontrar soluciones a este problema.

Habitualmente cuando hablamos de cuidar la Tierra siempre pensamos en verde, sin embargo, si vemos el planeta desde el espacio podemos apreciar que la gran mayoría de la superficie es azul. De hecho, el 71% de la superficie es agua, y La Tierra es el único planeta en el que se puede encontrar el agua en 3 estados diferentes: líquido, gaseoso y sólido.

gotas de agua

Si esto no es suficiente, aquí te damos 4 motivos más por los que todos deberíamos cuidar el agua y evitar contaminarla:

1. Nuestra salud

Según la OMS, el 80% de las enfermedades infecciosas y parasitarias gastrointestinales y una tercera parte de las muertes causadas por éstas, se deben al uso y consumo de agua contaminada; Este problema es especialmente grave ya que sólo un 41% de la población mundial consume agua tratada y desinfectada como para ser considerada “segura”.

 

2. El agua se acaba

No queremos parecer apocalípticos, pero el agua destinada a consumo humano es escasa. Del total del agua que tenemos en el planeta, sólo el 3% es agua dulce, y de ese porcentaje, sólo el 1% está en estado líquido, el otro 2% se encuentra en estado sólido. Y, aunque no hace falta recordarlo, obviamente sin agua no podemos vivir.

La escasez del agua es un problema que afecta de manera más grave, como casi todos los problemas, a países subdesarrollados. Sin embargo, también en los países ricos hay casos de escasez de agua, como por ejemplo en Sidney y Houston, que tienen serios problemas de disponibilidad de agua dulce para consumo doméstico.

Obviamente los países pobres son los que más problemas tienen, ya que además de la escasez de recursos se enfrentan a grandes sequías causadas por el cambio climático.

agua de mar

3. Consumo diario

Además de necesitar agua para hidratarnos, también necesitamos agua para nuestra higiene diaria. De hecho, es prácticamente imposible que estemos sanos si desperdiciamos el agua o utilizamos en nuestro día a día agua contaminada. Teniendo en cuenta que cada uno de nosotros consumimos en nuestras casas una media de 300 litros de agua al día, debemos ser conscientes de este problema y tratar de usarla correctamente.

4. Algunos datos

-Del total de agua dulce disponible, sólo el 8% es destinada para uso doméstico.

-Actualmente hay 2.400 millones de personas que no tienen acceso a un saneamiento adecuado.

-1.100 millones de personas viven en el mundo sin agua potable.

-En 2025 la escasez de agua será absoluta para 2.000 millones de personas aproximadamente.

-La escasez de agua provocará conflictos entre países, ya que hay cientos de cuencas fluviales que están compartidas por 2 o más países.

charcos de agua

Nosotros, además de las prácticas habituales para ahorrar agua en casa, en nuestras instalaciones llevamos a cabo diferentes procesos para reducir el consumo de agua:

– En vez de utilizar césped en nuestras instalaciones, utilizamos goma triturada.

– Recogemos el agua de las lluvias para darle uso con el sistema anti-incendios.

Reutilizamos toda el agua utilizada en la producción del calzado. La depuramos y aplicamos diferentes tratamientos para que vuelva a estar disponible en nuestros centros de producción.

Y vosotros, ¿cómo ahorráis agua en vuestro día a día?

thumb

Hoy día 22 de marzo es el día mundial del agua. Y cuando leas esto sabrás la importancia que tiene el agua y que todos nosotros deberíamos darle.

El color del cuerpo y del planeta

Si tuviésemos que definirnos con un color nosotros diríamos que somos azules. Os contaré por qué, todos sabemos que el agua es transparente, aunque siempre se le haya asociado con el color azul. Sabemos que nuestro cuerpo está compuesto en un 70% por agua, al igual que el cerebro. La sangre que recorre este es un 80% agua y los pulmones un 90%.

Espera, aquí no acaba la cosa. ¿De qué color es nuestro planeta?, si el 70% de este está formado por agua es lógico que lo asociemos con el azul. ¿Te has dado cuenta que tanto nosotros mismos como el planeta en el que vivimos SOMOS AGUA?

Entonces, ¿cómo no vamos a cuidarlo?

planeta tierra

Curiosidades

Al decirte que la mayor parte del planeta es agua podías pensar que hay muchísima agua en el mundo y que no es algo fundamental que debamos cuidar, ni tampoco veas que su escasez sea algo probable. Bien, eso es un error. La escasez de agua es un problema actual. Si lo piensas bien consumimos agua desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. Una persona puede llegar a sobrevivir un mes entero sin ingerir ningún alimento, pero tan sólo una semana sin beber agua. De toda esa agua que se compone la tierra tan sólo un 3% es agua dulce, y la mayoría de esa agua dulce está congelada.

agua mineral

Ahorro de agua en los hogares:

Desde El Naturalista queremos dejarte una serie de sencillos consejos que todos podemos realizar en nuestro día a día y que harán que ahorremos una cantidad enorme de agua.

Ducharse en lugar de bañarse, y usar el agua que al inicio nos cae fría no dejándola escapar por el desagüe hasta que cae caliente para cocinar o regar las plantas es otra práctica del día a día que puede ayudarnos.

Cerrar el grifo mientras te estás cepillando los dientes, te estés afeitando, lavando los platos, o enjabonándote el pelo.


grifo

Remojar las sartenes y cazuelas en lugar de dejar correr el grifo.

Lavar las frutas y verduras en un recipiente en lugar de bajo el grifo

Usar electrodomésticos de bajo consumo (que incluyan certificación energética). Aunque son más caros suponen una gran inversión a largo plazo.

Usar el lavavajillas y la lavadora a plena carga. Aunque parezca obvio muchas personas ponen en marcha el lavavajillas o la lavadora sin haberla cargado al completo, desperdiciando así energía y agua en los lavados. Otro tip es lavar la ropa oscura con agua fría, así se ahorra agua y energía.

lavavajillas


Riega las plantas por la noche ya que si se riegan en ausencia de luz solar absorben mejor el agua y no necesitan tanta cantidad.


regar plantas


Si tienes piscina, revisa que no tenga ninguna fuga y esté equipada con una bomba de recirculación.


Estos son nuestros consejos para el ahorro en el hogar, ¿conocéis alguno que no aparezca en esta lista? Cuéntanoslo.