Viajeros Callejeros

Browsing

Estamos seguros de que mínimo, alguna vez en la vida, has entonado la mítica afirmación “A mi esto no me pasaría”. Y también estamos seguros de que mínimo, una vez en la vida, has tenido también que entonar una disculpa a modo de “mea culpa” y admitir que has caído en el error y que por muy viajero que seas, hay situaciones que suelen pasar y en las que irremediablemente, como atraído por un imán, sueles caer.

 1. ¡Horror! ¡El pasaporte está caducado!

Todos los viajeros, en alguna ocasión hemos pensado que nuestro pasaporte es eterno y nos hemos encontrado a las puertas de un viaje, corriendo y buscando la comisaría más cercana que nos haga un pasaporte urgente. ¿De verdad no te ha pasado nunca?

2 .¿Cómo que el vuelo salía el día 15? ¡Imposible, pero si hoy es 16!

Llegar al aeropuerto y quedarte con una cara de cámara oculta cuando te enteras de que el vuelo que pretendes coger en unas horas existe, pero el tuyo salió hace nada más y nada menos que el día de ayer.

3. “De oca a oca y tiro porque me toca”

¿Cuántas veces has comprado un vuelo con 1,2,3 o hasta 4 escalas por ahorrarte unos euros? Confiésalo, seguro que no ha sido una sola vez y después has estado acordándote de todos los santos cuando te has visto 8 horas en un aeropuerto sin saber qué hacer, cuando por 10 euros más, podrías estar ya disfrutando de las playas de Tailandia.

 4. Cargar con una mochila de 100 litros para 1 semana de viaje

Todos hemos sido novatos en esto de los viajes y todos hemos caído en el error de creer que son necesarias 3 mudas para cada día. Después de unos cuantos viajes a tus espaldas te ha quedado clarísimo que 3 mudas pueden durar un mes.  Y es que en el resto del mundo también existen lavadoras, ¿verdad?

5. Llevarte tantos “por si acaso” que parece que se vaya a acabar el mundo…

Por si llueve, por si hace calor, por si se rompe, por si tengo una fiesta, por si tengo que ir a la playa, por si me tengo que casar…La próxima vez que tengas en la cabeza algún “por si acaso”, haznos caso, en todo el mundo hay tiendas y muy buenas.

 6. Momento pánico cuando nuestra mochila no sale la primera en la cinta de equipajes

Da igual que hayamos volado en un avión con 300 pasajeros, si nuestra mochila no sale la primera en la cinta, nuestra mente inmediatamente empezará a pensar que se ha perdido en la inmensidad de cualquier aeropuerto.

 7. El mágico momento en el que tu madre por 843537567 vez te dice que vigiles tu equipaje

Quién no ha escuchado de boca de su madre/padre/familiares varios la frase “No pierdas de vista tu mochila. En xxxxx a menganito casi le meten xxxxx y no veas la que se lió”.

8. “Dale a una mujer los zapatos adecuados y conquistará el mundo”

No será la primera ni la última vez que metemos en nuestra mochila unos zapatos imposibles para ir marcando estilo durante el viaje. Sé realista y cálzate con un zapato adecuado, a la vez que divino, como los de El Naturalista y seguro que así, sí podrás conquistar el mundo y además, ir a la moda.

botines de mujer El Naturalista

9. Obsesionarte, incluso de manera enfermiza, con los viajes

Cojines con estampados de mapamundi, agendas con frases de viajes, tazas con nombres de ciudades, pulseras con adornos en forma de avión, bolas del mundo en todas las mesitas de casa, vinilos con el mapa del mundo en el salón… ¿Necesitas comprar algo más?

10. ¿Qué nos vamos ya al aeropuerto? ¡Pero si aún no tengo hecha la maleta!

Dicen que la experiencia es un grado y en esta cuestión, mucho más. Todos nos hemos creído alguna vez ser capaces de hacer una mochila para 1 mes en 5 minutos. Y lo mejor es que al final ¡lo acabamos consiguiendo!

11. Pensar en casarte, única y exclusivamente por tener más días de vacaciones

Sí, lo sabemos, esto no es precisamente políticamente correcto, pero ¿a qué lo has pensado en alguna ocasión?

12. Pensar, aunque sea por un momento, viajar sin seguro médico

Todos, probablemente sin excepción, hemos pensado en algún momento que somos super héroes y jamás enfermaremos en un viaje. Y si lo somos, ¿para qué gastarnos dinero en un seguro de viaje?

Esperamos que esto sólo se quede en un pensamiento. JAMÁS debemos viajar sin seguro, un simple dolor de estómago, a miles de kilómetros de casa, puede convertirse en tu peor pesadilla.

13. Volverte loco cuando ves que no hay wifi

Da igual que no tengamos colchón en la cama, da igual que el desayuno no esté incluido en el precio, no importa que el baño sea compartido, pero ¿de verdad me estás diciendo que no hay wifi? 

14. No comprobar las horas de recepción del alojamiento

La gente normal suele llegar a hacer el check-in a horas normales, pero en ocasiones, por ahorrarnos unos eurillos, algunos viajeros somos capaces de coger los vuelos más raros y con peores horarios del mundo. Si a eso le añadimos que coger un taxi para llegar a la hora sería un pecado y el transporte público (más raro), es nuestro mejor compañero. El llegar a horas intempestivas y encontrarte con la recepción cerrada, no es ninguna novedad. Sabes de lo que te hablamos, ¿verdad?

 15. ¿Dolor de estómago? Yo, nunca

¿Qué hay que comer en el puesto ese de la esquina donde la limpieza brilla por su ausencia? Pues se come. Seguro que nunca se te pasó por la cabeza el posible dolor de estómago que podrías sufrir…hasta que lo tuviste y te acordaste de toda la familia del dueño del puesto.

16. Regatear, regatear y cuando has acabado de regatear, volver a regatear

Y es que entras en el juego casi sin darte cuenta. No sabes cómo, pero por algún motivo totalmente desconocido, has acabado regateando durante 1 hora 10 céntimos por ¡una botella de agua!

17. Intentar pagar con una moneda que no es del país en el que estás

Y es que al final, eso de guardar monedas en la cartera de cada país en el que has estado acaba pasando factura. A ver, ¿no podrían hacer una moneda universal de una vez por todas?

18. Acabar en el restaurante más turístico de la ciudad

Y mira que lo sabes. Tienes clarísimo que si quieres comer algo sabroso y que no se salga de presupuesto, debes alejarte de las zonas turísticas, pero acabas despistándote un segundo y sin saber muy bien cómo, ¡zas!, te encuentras en la terraza más céntrica de la ciudad, pagando 40 euros por un menú.

 19. Plantearte y acabar pasando una noche en el aeropuerto

Todos hemos pasado por esa etapa en la que anteponemos el dinero a la comodidad y la idea de pasar una noche en el aeropuerto, aunque sea estirados en el suelo, resulta mucho más atractiva cuando la comparas con el precio de una noche de hotel.

20. Comprar el típico souvenir que jamás hubieses pensado, serías capaz ni siquiera de mirarlo

Y es que estando de viaje somos capaces de comprar cualquier recuerdo que nos traslade de nuevo a estar de turismo.  A ver quién es capaz de decirme que no queda bonito mi big ben gigante en la estantería del salón.

 

Aunque sabemos que no es lo mismo viajar a Japón que a la India, o a China que a Tailandia, hay algunas recomendaciones que son igual de válidas si viajas a la mayoría de destinos asiáticos, sobre todo las que hacen referencia a la forma en la que viajamos y cómo o de qué manera vivimos el destino, muchas veces algo más importante que el viaje en sí mismo.

Por este motivo te dejamos 10 consejos para viajar por Asia, que creemos te ayudaran a disfrutar al máximo de tu viaje.

 

  1. No viajes con un itinerario cerrado o preestablecido

Una de las cosas más importantes si viajas a Asia es no contar con un itinerario cerrado o una planificación muy establecida, para que la improvisación pueda formar parte del viaje. ¿No te lo crees? Imagínate disfrutando en una playa de postal en la que sólo has reservado dos noches de alojamiento.  Si tienes una ruta sin demasiada programación, podrás permitirte ampliar la estancia unos días y acabar de disfrutar de ese lugar de ensueño.

Que ver en Asia2. Revisa la documentación antes de salir de casa

Podría parecer muy obvio, pero no hay nada peor que llegar al aeropuerto y darte cuenta de que tu pasaporte está caducado. Para que esto no te pase, lo mejor es revisar bien la documentación unas semanas antes del viaje y, siempre que sea posible, llevar una copia de todos los documentos importantes en la nube que puedas consultar offline.

De esta forma, podrás viajar tranquilo y, sobre todo, con la seguridad de que ningún tipo de documentación podrá agriar, ni siquiera un poco, tu viaje.

avion pista aterrizaje

3. Los animales siempre en su entorno natural

 En algunos países asiáticos, lamentablemente, existen lugares en los que los animales no están precisamente en su entorno natural.  Antes de participar en ciertas actividades o excursiones, te invitamos a plantearte si realmente te apetece ver a un elefante pintando un cuadro, acercarte a un tigre hasta poder tocarlo mientras le miras a los ojos y curiosamente ves su mirada completamente vacía…

Antes de ir a alguno de estos lugares, formúlate una simple pregunta: ¿Es este su lugar natural? Si la respuesta es no, piénsatelo dos veces antes de realizar la actividad.

elefantes manantial agua

 4. Lleva en la mochila únicamente lo necesario

 Solo tienes que pensar que en la mayor parte de países asiáticos hace calor y no hay gran diferencia de temperaturas entre épocas, como en nuestro verano e invierno.

Una vez te hayas asegurado de las temperaturas, te garantizamos que agradecerás llevar solo un par de camisetas, unos pantalones, algún vestido y un bañador. Poco más es necesario y en caso de necesitar cualquier cosa, siempre podrás comprarla en el destino.

Eso sí, no te olvides de llevar un calzado cómodo , estamos seguros de que tus pies te lo agradecerán y mucho. En este sentido, El Naturalista  tiene una línea de calzado perfecto con el que con el que poder disfrutar de cada paso que des en Asia.

 5. Disfruta de la gastronomía local

 Si hay algo de lo que no podemos olvidar en un viaje a Asia es de su gastronomía, otro de los grandes motivos por los que viajar a esta zona del mundo.

Aquí la comida más que degustarla se vive, y es que cada bocado es una explosión de sabores, colores y olores. Además, no te preocupes si no hay carta en inglés en el local. Simplemente señala algún plato que te guste de alguna mesa que tengas cerca o pide entrar en la cocina para ver qué se cuece en los fogones. Seguro que te recibirán entre sonrisas y encantados de ayudarte a elegir un plato que sea de tu agrado.

comida asia cerveza tallarines6. Regatea, pero siempre con educación y respeto

 En prácticamente toda Asia se regatea y mucho. Además, se considera incluso una obligación. Por lo que si te gusta algo, prepárate para tomártelo con calma y después de una larga conversación en la que probablemente habléis de cualquier cosa menos de la compra, empezar con el increíble arte del regateo.

Pese a que tu objetivo sea conseguir la pieza lo más barata posible, antes de bajar el precio al máximo, piensa en lo que significan para ti esas monedas de diferencia y lo que pueden ser para el vendedor. Intenta ser lo más justo posible y no pretender que el vendedor pierda dinero con la venta por llevarte el recuerdo, por solo unos cuantos euros menos.

Mercado en Asia7. Conoce la cultura e intenta ser educado con ella

 Debemos tener en cuenta que las diferencias culturales con Asia son probablemente bastante más notables que con otras partes del mundo. Sería conveniente conocer un poco de la cultura y costumbres del país al que viajarás, para así poder disfrutarlo al máximo.

Aunque como es normal, seguro que no podrás conocer todos los entresijos del país, por lo que si te encuentras en alguna situación en la que no sepas cómo actuar, aplica la máxima del viajero por excelencia: Donde fueres haz lo que vieres. Estamos seguros de que si lo haces, estarás integrado en el país mucho antes de lo que crees.

mujer anciana asiatica mercado

 8. Muévete en transporte local. Ahorrarás y conocerás a mucha gente

 Además de ser la forma más económica de desplazarte, moverte en transporte local es una de las mejores opciones para conocer un país y sus gentes. Y es que no hay momento más adecuado para entablar una conversación que después de 4 horas en un autobús y cuando sabes que aún tienes por delante otras 5 horas rodeado de los mismos paisajes.

transporte motos calles asia

9. Infórmate del tiempo antes de salir de casa

 Aunque el tiempo no es una ciencia exacta ni muchísimo menos, no es mala idea informarse sobre las previsiones meteorológicas antes de viajar. Esto te permitirá ir más preparado y, además, llevar preparado algún plan B por si el tiempo no está de tu parte algún día.

Pese a eso, te aseguramos de que en Asia, en su gran mayoría, las lluvias son de poca duración y después, siempre vuelve a salir el sol.

 

 10. Asia es una ¡pasada!

Y por último, pero no por ello menos importante, disfruta sin más. ¡Esa es la verdadera esencia de cualquier viaje a Asia!

 

Capital de Alemania, Berlín es una de esas ciudades sorprendentes, en las que la modernidad y la historia van de la mano, regalándote un sinfín de sensaciones a cada paso.

Aunque hay muchísimos lugares que conocer en la ciudad, en el siguiente post te dejamos una selección de los 10 lugares que no te puedes perder en Berlín, que van desde los más turísticos a los más curiosos.

1. East Side Gallery

Considerada como la galería de arte al aire libre más grande del mundo, East Side Gallery es una parte del muro de Berlín de más de 1 kilómetro en la que más de 120 artistas han dejado su sello y su arte plasmado a modo de pinturas.

Un lugar lleno de historia y miradas al pasado y al futuro, que aconsejamos no perderse en  esta ciudad.

muro berlin pinturas colores

2. Orilla del río Spree

Quieras alejarte o no de la ciudad durante unas horas, el río Spree será un lugar con el que te encontrarás frente a frente en un momento u otro de tu recorrido por Berlín.

Pasando por lugares tan emblemáticos de la ciudad como East Side Gallery, la Isla de los Museos e incluso Tiergarten, uno de los pulmones verdes de la ciudad, las orillas de este río son el lugar idóneo para disfrutar de un final de jornada de lo más verde.

¿Te imaginas disfrutando de un atardecer en su césped?

orilla rio spree arriba

3. Puerta de Brandeburgo

Símbolo de acceso a la ciudad en tiempos anteriores, la Puerta de Brandeburgo es a día de hoy uno de los lugares que no te puedes perder en Berlín, tanto de día como de noche. Además, está muy cerca de lugares tan turísticos como el Parlamento, Postdamer Platz o Pariser Platz, razón de más para no dejar pasar la ocasión de verla totalmente iluminada cuando cae la noche y disfrutar de uno de los lugares más increíbles de la ciudad.

puerta brandenburgo berlin iluminada noche

 4. Parque Tiergarten

El Parque Tiergarten es uno de los parques más famosos de la ciudad y está considerado por muchos como el pulmón de Berlín.

Ubicado en el centro, es el lugar idóneo en el que disfrutar de un paseo rodeado de vegetación y tranquilidad, algo que parecen aprovechar todos los berlineses y turistas, sobre todo cuando empieza el buen tiempo y el parque se transforma en uno de los lugares con más encanto de esta capital europea.

5. Patios Hackesche Höfe

Ubicados en Scheunenviertel, los Patios Hackesche Höfe fueron declarados “Monumento Histórico” en el año 1972 y constituyen uno de esos lugares curiosos de visita obligada en esta ciudad.

Entre las calles Rosenthale y Sophienstraße encontrarás 8 patios interiores en los que conviven empresas, negocios y viviendas, rodeados de numerosas tiendas llenas de encanto, bares y restaurantes, que han hecho de esta zona de la ciudad un lugar perfecto para vivir y conocer la noche de Berlín.

6. Berlin unterwelten

Si hay una experiencia que no puedes dejar de vivir en Berlín es el Berlín unterwelten o Berlín Subterráneo.

Estas visitas guiadas, gracias a la Sociedad para la Investigación y Documentación de Estructuras Subterráneas, y que te recomendamos reservar directamente en su web, te llevarán a través de distintos refugios subterráneos, que se conservan como antaño y que fueron utilizados durante la guerra.

Durante poco más de una hora en cada una de las visitas, conocerás cómo se vivieron aquellos momentos, además de entender un poco más la historia de primera mano.

7. Museo de Pérgamo

Ubicado en la Isla de los Museos, el Museo de Pérgamo es el más visitado de la ciudad, además de ser una de las visitas más recomendables de Berlín.

La primera de las salas que se visitan es la que acoge el increíble Altar de Pérgamo, que da nombre al museo y es una de las edificaciones más increíbles que se pueden ver a día de hoy en el interior de un museo.

museo pergamo interior

8. Neue Wache (La Nueva Guardia)

Ubicada frente a la Puerta de Brandeburgo, encontramos Neue Wache, conocida por albergar en su interior una réplica de la escultura “Madre con el hijo muerto” de Käthe Kollwitz y que refleja la pérdida de la artista al fallecer su hijo en la I Guerra Mundial.

Quizás, a simple vista puede que no te parezca que deba considerarse como una visita que no te puedes perder en Berlín, pero te aseguramos que el momento de ver la escultura bajo la apertura abierta del techo, expuesta a las inclemencias del tiempo, es una sensación única, que cuanto menos, no te dejará indiferente.

neue wache figura lugar

9. Monumento al Holocausto Judío

Exactamente 2.711 bloques de hormigón forman el Monumento al Holocausto Judío, que homenajea a los judíos asesinados, recordándonos uno de los momentos más oscuros que vivió la humanidad.

Recorrerlo causa en cierta manera una sensación de agobio, provocado por los diferentes tamaños y alturas de los bloques de hormigón, que intentan simular o transmitir la sensación claustrofóbica como significado del monumento, algo que, curiosamente y de manera contradictoria, nos insta a recorrerlo con más tranquilidad, intentando entender y sentir la historia.

monumento holocausto berlin bloques

10. Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche

Tras la II Guerra Mundial, la cúpula de la iglesia evangélica luterana Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche quedó totalmente en ruinas, por lo que en 1950 se planteó su posible demolición.

Ante la negación de los berlineses, se decidió restaurar únicamente una parte, haciendo de esta iglesia un monumento que recordase la irracionalidad del ser humano y las guerras.

Esperamos que este recorrido rápido por nuestras zonas de Berlín recomendadas os sirva para planificar vuestra próxima visita a la ciudad. Por último, como para cualquier viaje, os recomendamos utilizar un calzado cómodo que no os impida dejar un rincón por descubrir. En este sentido, El Naturalista tiene el calzado perfecto para garantizar un turismo cómodo para nuestros pies y así disfrutar a cada paso.

Conocemos esa sensación próxima a un viaje en la que toca hacer la maleta y tu única, gran y repetida pregunta es: ¿Qué me llevo?

Aunque pueda parecer algo fácil, hacer una maleta no es tarea sencilla y menos cuando es para ese viaje con el que llevas meses soñando. Como tenemos experiencia en esto y queremos ayudarte, te dejamos una lista de las que creemos son las 10 cosas que no puedes olvidar meter en tu maleta.

1. Neceser

Uno de los grandes protagonistas de nuestro equipaje siempre es el neceser, aunque su preparación también se convierta en todo un reto. Y es que, en ocasiones, ¡no siempre es fácil hacer que ocupe menos que incluso nuestra maleta!

La primera premisa que debemos tener en cuenta es el lugar al que viajamos. Y en base a eso seleccionar qué cosas debemos incluir o no. Aquí también sobran los por si acaso y más cuando nuestro viaje es a algún lugar en el que únicamente tendremos que salir a la calle para encontrar cualquier cosa que se nos haya olvidado o necesitemos.

Está genial que llevemos cepillo de dientes, pasta dental, champú, gel de ducha…pero no hace falta obsesionarnos si sabemos que en nuestro destino podemos encontrar estos artículos. Así que lo mejor es tomárselo con tranquilidad y llevarse únicamente los productos más personales o que sea más difícil encontrar en destino.

La mejor forma de organizarse es poner el neceser por la mañana en el baño e ir metiendo  dentro únicamente las cosas que hemos utilizado ese día. Todo lo que no hayamos utilizado, será prescindible y no hará falta llevárselo de viaje.

2. Botiquín

Aunque pueda parecer innecesario, un buen botiquín en un viaje puede convertirse en nuestro mejor aliado. Como pasa con el neceser, tampoco hace falta que lo preparemos como si nos fuésemos a la guerra, pero sí que conviene dedicarle unos minutos y llevar algunos medicamentos que nos ayuden en caso de necesitarlos.

Imprescindibles: Un antibiótico genérico, antiinflamatorio, antihistamínicos, gasas/vendas para primeras curas, protector solar y repelente de mosquitos serían algunas de las cosas que no deberías olvidar en casa. Además de tu medicación habitual en caso de que la tomes y las recetas correspondientes.

Otra de las cosas que pueden venirnos genial en caso de tener algún problema médico y en la que no solemos pensar es llevar en la nube toda nuestra historia médica para que cualquier profesional pueda consultarla en caso de ser necesario. Y si encima está en inglés, mejor que mejor.

3. Documentación

En ocasiones puede parecer muy obvia la necesidad de llevar nuestra documentación en muchos momentos, como podría ser durante un viaje. Pero por esa misma obviedad, en muchas ocasiones lo olvidamos, con lo que ello puede significar.

Nosotros siempre recomendamos hacer una copia escaneada de toda la documentación necesaria para un viaje como pasaportes, carnet de conducir, tarjeta sanitaria, datos del seguro médico, etc. Esta documentación puedes subirla a la nube y dejarla offline, para que puedas consultarla en todo momento.

Con el resto de documentación, como las reservas de los vuelos, hoteles, coche de alquiler, etc. encontramos muy útil hacer lo mismo.

Así no tendrás que cargar con muchos papeles y lo tendrás todo a mano en el momento que lo necesites.

4. Ropa

La ropa es uno de los puntos más importantes y también más difíciles a la hora de organizar una maleta. Como comentábamos anteriormente con el neceser, en este caso, también merece la pena olvidarse de los “por si acaso” y llevar únicamente las cosas que necesitemos. Lo mejor es plantear el tipo de viaje que vamos a hacer y en base a eso, seleccionar la ropa que necesitaremos. Y es que no es lo mismo irse a hacer trekking que viajar una semana al Caribe o preparar una escapada para conocer una ciudad.

Una vez tengamos en mente el viaje que vamos a hacer y los días de duración, lo mejor es centrarnos y meter únicamente lo estrictamente necesario. Además de eso, algo muy útil, sobre todo si te gusta ir conjuntado/a, es llevar piezas básicas que te sirvan para varios momentos. Un bolso negro, un pantalón tejano o una camisa blanca siempre son buenas opciones como fondo de equipaje.

5. Calzado

Y lo mismo que con la ropa pasa con el calzado, aunque en este caso conviene dedicar especial atención ya que como dicen; no hay nada peor en un viaje que ir acompañado de un mal zapato.

Además de tener en cuenta el tipo de viaje que vas a hacer, es importante llevar un calzado cómodo, adecuado para las situaciones que vayamos a vivir en el viaje y sobre todo, que ya hayamos utilizado con anterioridad. ¡Lo de estrenar calzado en un viaje no es nada aconsejable!

Y si además de estas recomendaciones optas por un calzado como el de El Naturalistasostenible, hecho en fábricas propias que velan por los derechos de los trabajadores y el medio ambiente, que se confeccionan con materiales naturales y reciclados y que dedican un porcentaje de cada venta a proyectos sociales, puedes tener claro que tus pies irán de la mano de la mejor compañía.

6. Electrónica

Lo sabemos, puede sonar muy materialista, pero ¿quién viaja hoy en día sin ningún aparato electrónico?

Desde un teléfono móvil a un libro electrónico, pasando por un secador de pelo, son muchos los gadgets que solemos utilizar en nuestro día a día, por lo que para un viaje, merece la pena pararse un minuto y analizar los que realmente serán necesarios o útiles durante nuestras vacaciones.

Está claro que el teléfono móvil o la cámara de fotos vendrán con nosotros, pero; ¿es necesario que carguemos con un secador de pelo? Y más si tenemos en cuenta que en muchos hoteles lo encontraremos en el baño o lo podremos pedir en recepción. Y si no lo tienen, no estaría nada mal disfrutar de la ciudad con el pelo al aire, ¿no crees?

7. Cargadores

Y como complemento a toda la tecnología, no podemos olvidarnos de los cargadores de cada uno de ellos. Aunque si no quieres cargar con tanto peso te aconsejamos comprar un cargador con varias tomas USB, perfecto para cargar varios móviles.

Además, no olvides comprobar el tipo de enchufes en tu destino para llevar un adaptador en caso de ser necesario.

8. Entretenimiento

No hay nada mejor que contar con un buen libro, algo de música o una película cuando toca pasar algunas horas en un avión o en algún medio de transporte.

Unos días antes del viaje prepara una buena selección con la que pasar más rápidas las horas de traslados. No hay mejor momento para escuchar música de un país o leer un libro ambientado en un destino que el instante en el que te estás acercando a él…

9. Cuidado con las restricciones de equipaje

Sabemos que esto no es precisamente una cosa como tal, pero no está de más revisar las restricciones de equipaje de la compañía con la que vayas a viajar para evitar sorpresas.

Dicen que viajero previsor vale por dos. Nosotros no lo dudamos.

10. Ganas de pasarlo bien y disfrutar al máximo del viaje

Y como punto final, pero no por ello menos importante, algo imprescindible en el momento de hacer el equipaje y que no puedes olvidar meter en tu maleta: las ganas de pasarlo bien y sobre todo, disfrutar al máximo del viaje.