Todo fluye, todo cambia, nada permanece, todo está en cambio constante…

Nuestra rana de siempre cambia de piel pero mantiene su esencia: no se conforma, salta, y lucha contra el estancamiento de forma sencilla y mundana.